UNA PEQUEÑA CUENTA

Apareció en estos días la noticia de que aumentaron significativamente las ventas de vehículos. Entre enero y julio de 2010, se vendieron 128.117 carros.

Los titulares transmitían la idea de que tales cifras del comportamiento del sector son buenas: ¿En serio es así? Los tres concesionarios que existen en el país emplean a cerca de 5.000 trabajadores. La industria de autopartes, emplea a otros 6.000. Y a ellos se agregan los que trabajan en concesionarios y talleres. Puede hablarse por tanto de unas 25.000 personas que viven directamente del sector automotriz en Colombia. Y eso está bien.

Pero a lo mejor se tiene otro panorama acerca de los beneficios derivados del crecimiento de las ventas de vehículos, si se hace una cuenta simple: cada carro vendido mide en promedio unos 4 metros de largo. Así, resulta que si se pusieran uno detrás de otro los 128.117 carros vendidos en Colombia entre enero y julio de 2010 (no hablemos de camiones, ni de buses, ni de motocicletas), formarían una fila de 512,4 km.  Esto es, un poco más de lo que hay por carretera entre Bogotá y Buenaventura ¿Y eso en realidad sí es bueno para la congestión de las ciudades, de las carreteras y de nuestras vías respiratorias?

Anuncios

About this entry