Cobrar por manejar

image

Los sábados es el día que más anuncios trae el diario. Desde hace unos seis años, los más frecuentes y grandes corresponden a los de vehículos y motocicletas. Y deben de servir a su propósito, si se considera que en 2011 se vendieron en Colombia 300.000 y pico de carros y 500.000 y poquito de motos.
La publicidad es de todo tipo. Y cada tanto sorprende. A veces gusta y a veces indigna. Y también en ocasiones uno piensa que representa perfectamente la situación. Es el caso del anuncio que apareció hoy.
Un tipo con ojos desquiciados está dispuesto a cobrar 50.000 pesos (un 10 por ciento del actual salario mínimo colombiano o el equivalente a las cinco cervezas que se pueden tomar en un bar de Bogotá) para “realizar una prueba de conducción” de un vehículo marca Skoda.
Ahí vamos. Con la ciudad convertida en el más grande parqueadero al aire libre del mundo, porque apenas si pueden circular los carros, y con los índices de contaminación listos a matarnos rápido. Pero eso sí, en el entretanto, con gente chiflada, presta a pagar, porque alguien maneje un rato.

Anuncios

About this entry